OPTIMIZA LA AUTONOMÍA DE TU BICICLETA ELÉCTRICA

bicicleta eléctrica autonomía baterìa

 

La batería es el depósito de “combustible” de la bicicleta eléctrica. Y como en un coche, para optimizar el consumo es conveniente tener en cuenta algunos aspectos básicos y sencillos de seguir. De esta forma maximizamos la cada carga de la batería:

Terrenos llanos o bajadas, trata de no activar la asistencia o en su defecto la mínima asistencia posible. Son momentos donde no es prácticamente necesario que utilices el motor pues podrás mantener una velocidad constante sin necesidad de gastar energía.

Peso: Trata de minimizar el peso total de bicicleta. Llevar peso adicional (alforjas, u otros elementos) cuando es innecesario tendrás un consumo más elevado y por consiguiente menor autonomía.

Arranque y frenado: En el arranque y frenado de la bicicleta es, al igual que en un coche, cuando el consumo de energía se dispara. En ciudad o zonas urbanas procura calcular la velocidad de aproximación a semáforos o pasos de cebra  para evitar parar totalmente la bicicleta y volver a arrancar.

Mantenimiento de los componentes mecánicos: Al igual que cuando vas en una bicicleta convencional, tener a punto los componentes mecánicos facilitan el pedaleo y la cadencia. Revisa que los frenos no estén en contacto con el aro de la rueda o disco de freno, que la cadena está en buenas condiciones de engrase así como bujes y eje pedalier. Esto último tal vez es algo que no puedas hacer tú, pero haciendo una revisión cada 6 – 9 meses de tu bicicleta tendrás un rendimiento óptimo.

Frecuencia de pedaleo . Debemos tratar de mantener una cadencia de pedaleo constante. Para una bicicleta eléctrica, una cadencia de pedaleo superior a 50 pedaladas por minuto optimiza el grado de eficacia de la batería. Si no tienes un sensor de cadencia, basta con que contabilices las pedaladas los primeros 30 segundos y así te puedes hacer una idea de cuántas haces al minuto. En bicicletas eléctricas montadas con motores Bosch y Display Intuvia o Nyon, una flecha en el display te indica cuándo debes cambiar de marcha para que la cadencia sea la adecuada. Recuerda que un pedaleo muy lento supone mayor consumo de energía.

Cambio de marcha: El cambio de marcha oportuno también hace más eficaz el consumo de energía. El arranque y las subidas es mejor realizarlos en una marcha lo más baja posible. Y en cuanto se pueda, cambiar a una marcha más alta en función del terreno y la velocidad que queramos mantener.

Presión de los neumáticos: Parece absurdo, pero la resistencia a la rodadura incrementa el consumo, y puede minimizarse con una presión de neumáticos correcta. Revisa regularmente la presión de los neumáticos de tu bicicleta eléctrica y si es posible llévala siempre en el máximo de presión.

Temperatura ambiente: 
Con temperaturas bajas se reduce el rendimiento de la batería ya que aumenta la resistencia eléctrica. En invierno notarás una reducción de la autonomía habitual de tu bicicleta eléctrica. Es normal. Y recuperarás con el comienzo de la primavera. Normalmente la temperatura óptima para la máxima eficiencia de una batería es de 20º.  Otro aspecto importante es evitar aparcar la bici a pleno sol. Sobre todo en verano. Y si eres de los que deja la bici aparcada durante largos periodos (principalmente en invierno) te recomendamos que almacenes la batería en condiciones de temperatura óptima (alrededor de los 20º) y un estado de carga de aproximadamente el 60%. Si la temperatura de almacenamiento es próxima a los 30º también reduce la capacidad de tu batería al igual que hacerlo completamente llena o completamente agotada.